Vida Cristiana

Tu mejor opción es preguntar

Hoy decidiste levantarte e ir a trabajar o decidiste ir a la escuela; decidiste hablar o quedarte callado; decidiste orar o irte rápido porque se te hizo tarde; decidiste tomar café con o sin azúcar; decidiste caminar con Dios o tal vez decidiste dar un paso sin Él; decisiones, decisiones, decisiones…

Un piloto de fórmula 1 toma decisiones críticas en sólo 100 milisegundos, desarrolla un método para que, aún de forma inconsciente, tome las mejores decisiones. No se desarrolla de la noche a la mañana, pero aprendió a analizar y ejecutar esas decisiones de forma rápida y certera. Proceso que al rey Josafat, de quien escribo hoy, no logró analizar y ejecutar de forma correcta.

Escucha esta historia:


Josafat era el rey de Judá, quien tomaba las decisiones importantes por y para el pueblo de Dios. Siempre tenía presente que cuando había problemas; era necesario clamar. Conocía el poder de Dios y sabía que Él respondía.

Dejame ponerte en perspectiva:

Josafat un rey:

  • Lleno de responsabilidades por todos lados.
  • El peso de un pueblo en sus hombros.
  • La riqueza de su pueblo -posiblemente- dependía de su decisión al convenir una alianza.
  • El pueblo de Dios a su cargo.

¡Qué gran peso!

Pero Josafat tenía en claro lo que había de hacer.

Josafat siempre consultó a Dios en las dificultades

Cuando Josafat se veía rodeado de problemas o enemigos, en los que ya no podía lograr nada en sus fuerzas, él sabía que contaba con el poder de Dios de su lado. No dudaba en clamar, necesitaba conocer la voluntad de Dios para ese momento difícil de su vida.

Esto es lo más común para todos aquellos que confiamos en Dios. Si una situación se complica más allá de nuestras fuerzas, entonces: pedimos ayuda al que tiene el poder supremo del universo; nuestro Dios.

  • Sabemos que nos conviene estar del lado de Dios porque es lo mejor para nuestra vida.
  • Sabemos que nos conviene orar porque Dios responde a nuestra oraciones.
  • Sabemos que en una situación en donde nosotros ya no podemos hacer nada, Dios sí puede hacer algo.

Mi pastor hace poco predicaba de ésto y decía:

Lo sabes y tal vez lo has vivido.

Josafat creció de una estirpe de reyes que conocían a Dios, que sabían que había que clamar para que el poder de Dios se manifestara a su favor. Le enseñaron lo que tenía que hacer en la situaciones difíciles, pero no en las sencillas; Josafat algunas veces confiaba en su propia sabiduría y todo salía mal.

Josafat confió en su propia sabiduría y decidió mal.

No tomando en cuenta ninguna sugerencia divina, ni levantando su mirada al cielo; Josafat decidió aliarse con el rey Acab -Esposo de Jezabel- .

Su intención era buena para el pueblo, pero no era lo correcto ante Dios. Nada bueno vendría de esta alianza a los ojos de Dios. Josafat no consultó a Dios en esta situación, tomó su propia decisión. Josafat decidió equivocadamente.

¿Haz tomado decisiones en tu propia sabiduría?  ¿Cómo te ha resultado?

A Josafat casi le costó la vida…

Josafat afrontó las consecuencias de su decisión equivocada

Una batalla muy fuerte se acerca al rey Josafat y Acab. Cómo aliados los dos tienen que responder.

Josafat, durante la batalla contra Ramot Galaad, fue confundido con el rey Acab; rodeado y acechado para matarlo, Los enemigos lo dejan ir al darse cuenta que no era Acab.

Una decisión equivocada que por poco le cuesta la vida.

Josafat aprende la lección

Escucha…



Regresando a Jerusalén, se cruza en su camino Jehu, un vidente,  y le da esta palabra por parte de Dios:

2¿Al impío das ayuda, y amas a los que aborrecen a Jehová? Pues ha salido de la presencia de Jehová ira contra ti por esto.
o   3 Pero se han hallado en ti buenas cosas, por cuanto has quitado de la tierra las imágenes de Asera, y has dispuesto tu corazón para buscar a Dios.

2 Crónicas 19

Esta palabra llega a lo profundo de Josafat; empieza a hacer cambios en el reino, alinea al pueblo bajo la voluntad de Dios, decide consultar a Dios hasta en lo más sencillo.

Éste cambio en la vida de Josafat está apunto de ser probado.

Escucha el siguiente capítulo.



Una vez más el  reino de Josafat se ve amenazado por  Moab y Amón.

Josafat está rodeado, el enemigo es mayoría, el temor empieza a tomar mayor parte en el corazón de Josafat, pero esta vez hizo lo correcto, Josafat humilló su rostro para consultar a Jehová y proclamó ayuno en todo Judá.

 Y Josafat oró esto:

6Jehová Dios de nuestros padres, ¿no eres tú Dios en los cielos, y tienes dominio sobre todos los reinos de las naciones? ¿No está en tu mano tal fuerza y poder, que no hay quien te resista?
 7 Dios nuestro, ¿no echaste tú los moradores de esta tierra delante de tu pueblo Israel, y la diste a la descendencia de Abraham tu amigo para siempre?
  8 Y ellos han habitado en ella, y te han edificado en ella santuario a tu nombre, diciendo:
  9 Si mal viniere sobre nosotros, o espada de castigo, o pestilencia, o hambre, nos presentaremos delante de esta casa, y delante de ti (porque tu nombre está en esta casa), y a causa de nuestras tribulaciones clamaremos a ti, y tú nos oirás y salvarás.
  10 Ahora, pues, he aquí los hijos de Amón y de Moab, y los del monte de Seir, a cuya tierra no quisiste que pasase Israel cuando venía de la tierra de Egipto, sino que se apartase de ellos, y no los destruyese;
  11 he aquí ellos nos dan el pago viniendo a arrojarnos de la heredad que tú nos diste en posesión.
12 !!Oh Dios nuestro! ¿no los juzgarás tú? Porque en nosotros no hay fuerza contra tan grande multitud que viene contra nosotros; no sabemos qué hacer, y a ti volvemos nuestros ojos.

2 Crónicas 20.6-12

¡Parece que Josafat sí aprendió la lección!

Todo Judá estaba ahí escuchando la oración de Josafat.

Y Dios habló por medio de Jahaziel y dijo:

Oíd, Judá todo, y vosotros moradores de Jerusalén, y tú, rey Josafat. Jehová os dice así: No temáis ni os amedrentéis delante de esta multitud tan grande, porque no es vuestra la guerra, sino de Dios.


2 Crónicas 20.15

Jehová dio la estrategia de guerra y Josafat habló al pueblo de Judá diciendo:

Oídme, Judá y moradores de Jerusalén. Creed en Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus profetas, y seréis prosperados.

2 Crónicas 20.20

Josafat dio indicaciones para que el pueblo alabara a Dios y cuando comenzaron a entonar cantos, Jehová puso contra los hijos de Amón, de Moab y del monte de Seir, las emboscadas de ellos mismos que venían contra Judá, y se mataron los unos a los otros.

Josafat sufrio por causa de una mala decisión, pero tú lo puedes evitar. Tal vez esto le hubiera ayudado a él y espero que te sirva a ti.

Son los 3 tipos de respuesta que Dios da.

Ahora tú

Humilla tu rostro delante de Dios, adora y pregunta siempre a Dios que hay que hacer. Por más buena y fácil que se vea la decisión, pregunta a Dios, porque, te puede costar la vida.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *